"Venid y veréis" Jn 1, 39

 

CAMPAÑAS Y TIEMPOS LITÚRGICOS

Motivación SEMANA VOCACIONAL

Motivación CAMPAÑA de ROPA

JESUCRISTO REY del Universo

ADVIENTO: La aventura de la espera

Actividades DON BOSCO

ALTO EL FUEGO

 

 

"La aventura eres TÚ"

“La aventura eres Tú” es el lema que tenemos este curso 2016 – 2017 en nuestra casa salesiana de San Antonio Abad.

 

Rápidamente se nos ocurre que cada curso es una aventura. También puede haber alguien que piense que es una aventura aburrida. Algo que es contradictorio: ninguna aventura puede ser aburrida.

 

Una aventura puede ser difícil, sacrificada, agotadora, complicada, terrible… Pero sobre todo es maravillosa, magnífica, alucinante, porque implica toda la vida y ayuda a vivir la vida.

 

Este curso te invito a que te centres en tres aventuras. La primera eres tú. Sí, tú que me estás escuchando desde tu silla de la clase en la que estás. Tú eres el protagonista de la aventura. Y la aventura a la que te invitamos es a que te internes en ti mismo, a que te sumerjas en tu mundo, que reflexiones, a que pienses y medites en ti, en lo que vas viviendo, en qué te quiere decir lo que vives, a que aproveches cada oportunidad que se te brinde para conocerte, para seguir descubriendo todas las cosas buenas que tienes y ponerlas en juego en aquello que implica tu vida: tus estudios, tus amigos, tu familia, tus sueños, tus ideales… Te invitamos a que te quieras a ti mismo, a que te estimes, a que te valores, a que demuestres lo bueno y maravilloso que eres. Te invitamos a que pienses qué sentido estás dando a tu vida o qué sentido le quieres dar. Te proponemos que reflexiones sobre qué quieres hacer con tu vida.

 

Sin vivir esta primera aventura es muy difícil que puedas vivir otras. Es muy complicado que vivas cualquier aventura si no eres consciente de tu forma de ser, de tus cualidades, de hacia dónde quieres encaminar tu vida.

 

Te invito a reflexionar sobre esta aventura con esta historia del bambú:

"Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes. Siembras la semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas estériles. Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas, la planta de bambú crece ... ¡más de treinta metros! 

- ¿Tarda sólo seis semanas en crecer? 

- ¡No! La verdad es que se toma siete años para crecer y seis semanas para desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú genera un complejo sistema de raíces que le permiten sostener el crecimiento que vendrá después. 

En la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo. Quizá por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados a corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. Es tarea difícil convencer al impaciente de que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado." 


application/pdf iconMotivación SEMANA VOCACIONAL 



Translation Note: The ES version of this content is being displayed because the VAL translation is unavailable.